Hallan nexo entre el uso de dispositivos móviles y alteraciones en menores



  • Estudios revelan aumento de hiperactividad, depresión y ansiedad
  • En México, 69 por ciento de la población de cuatro a 17 años se conecta a Internet con celulares y tabletas
  • Cuatro de cada 10 niños de cuatro a 12 años presentan cuadros de TDAH, advierten

La ignorancia de algunos padres mexicanos, que optan por distraer a sus hijos con teléfonos celulares y tabletas electrónicas, ha propiciado que 40 por ciento de menores de cuatro a 12 años comiencen a presentar cuadros del trastorno de déficit de atención asociado a la hiperactividad (TDAH).

Un estudio elaborado por la organización estadunidense Common Sense Media (CSM), referente a la relación entre el uso indiscriminado de esos dispositivos electrónicos y el abandono de los infantes, coincide con la elevada cantidad de niños mexicanos que se conectan a Internet mediante celulares y tabletas, que alcanza 69 por ciento de la población de cuatro a 17 años de edad.

Angélica Reyes, diputada federal por el Partido Nueva Alianza (Panal), expuso que el TDAH tiene tras de sí la complacencia de los padres, dado que la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías en los Hogares (Endutih) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) advierte sobre la imbricación de ambos fenómenos, tras hallar que casi 70 por ciento de los infantes y adolescentes usan esos dispositivos.

El problema se agudiza porque el departamento de neurología del Hospital Infantil de México Federico Gómez advierte que sólo son diagnosticados 5 por ciento de los niños con ese padecimiento. Muchas veces, con el fin de distraer a los niños les damos el teléfono celular o la tableta, y con ello trastornamos su desarrollo cerebral y los procesos de aprendizaje y de atención, y les impedimos desarrollar adecuadamente alguna actividad, refirió la legisladora.

En una calle de la Ciudad de México, un usuario de telefonía celular. Foto Yazmín Ortega Cortés

La también secretaria de la Comisión de Derechos de la Niñez de la Cámara de Diputados comentó que el uso excesivo de estos dispositivos o nomofobia se ha convertido en un factor para sufrir trastornos mentales. Para el Instituto Nacional de Salud Mental (NIH, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, la exposición de los menores a los dispositivos móviles provoca hiperactividad, sostuvo.

Además del TDAH, alteraciones como depresión y ansiedad se ven reflejados en la salud y comportamiento de los menores, refiere el Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades (Cevece) del estado de México, y algunas de las razones por las que estos temas no han alcanzado la importancia que merecen es que su detección tarda entre tres y cinco años, destacó.

Por recomendación de las instancias especializadas y con base en información de la Academia Americana y la Sociedad Canadiense de Pediatría, expuso, los bebés de cero a dos años no deben tener contacto alguno con la tecnología; los de tres a cinco años sólo pueden tener acceso a celulares y dispositivos una hora al día, mientras los menores de seis a 17 años deben restringir su uso a dos horas al día.

No debemos desestimar el comportamiento de los niños y tenemos que estar atentos a cualquier síntoma que presenten, como problemas para socializar, falta de concentración o agresividad, toda vez que el NIH señala que cerca de 4 por ciento de la población infantil corre el riesgo de ser mal diagnosticada, lo que afecta su desempeño.