^ Ir Arriba

Propuesta en el Senado de la República


PRESIDENTE
Fernando Elizondo Barragán
PAN

Sen. Ludivina Menchaca Castellanos
Por el Estado de Quintana Roo

CC. SECRETARIOS DE LA MESA DIRECTIVA

CÁMARA DE SENADORES DEL H. CONGRESO DE LA UNIÓN

P R E S E N T E 
Los suscritos, Senadores de la República de la LX Legislatura del H. Congreso de la Unión, integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, con fundamento en lo dispuesto por el artículo 71 fracción II y 72 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 55 fracción II, 56, y demás relativos del Reglamento Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, sometemos a la consideración de esta Honorable Asamblea, la siguiente Iniciativa con Proyecto de Decreto de reformas y adiciones a la Ley General de Educación, al tenor de la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS 
Mucho se habla de los niños con aptitudes especiales pero pocas personas saben realmente sobre ellos. El tema está rodeado de mitos y estereotipos que la sociedad ha ido armando entorno a este tema. La realidad concreta es que cuando un padre descubre o intuye que los problemas de conducta de su hijo son producto de un desarrollo intelectual superior, se encuentra que las instituciones educativas poco saben del tema o en la mayoría de los casos no tienen las herramientas o recursos necesarios para abordarlo.

Los niños y adolescentes con coeficiente intelectual superior al 98% de la población estudiantil o con talentos especiales, se caracterizan por sus excepcionales y extraordinarias capacidades de aprendizaje, retención, curiosidad intelectual y creatividad, pero dichas características se van perdiendo si no son debida y oportunamente estimuladas.

Estos niños y adolescentes requieren además, de un adecuado ambiente familiar y, fundamentalmente, de la prestación de servicios educativos y psicológicos adecuados para procurar su formación integral y el desarrollo de todas sus capacidades científicas, técnicas, humanísticas y artísticas. También constituyen un elemento importante para lograr el desarrollo del país a través de la investigación científica y de la innovación tecnológica, dada sus facultades y potencialidades genéticas.

La primera falacia entre la gente inexperta surge de la misma denominación. A este tipo de niños se les llama genios, talentosos, superdotados, prodigios, superdotados o sobredotados, sin considerar que cada uno de estos términos define un tipo diferente.

Los términos superdotación y alta capacidad intelectual son utilizados como sinónimos, salvo que se especifique alta capacidad en un área específica. Con respecto a los términos talentoso y superdotado existen dos claras posturas, una de ellas utiliza el término talentoso para definir tanto a aquel que alcanza una alta habilidad intelectual general, como a aquel que alcanza una alta habilidad en un área específica. La otra postura diferencia claramente al superdotado como aquel que demuestra una alta habilidad intelectual general, alcanzando un desempeño académico parejo superior a la media. Y define al niño talentoso como aquel que demuestra una alta habilidad específica, en un área académica o artística. En casi todo Latinoamérica prevalece la segunda postura por sobre la primera.

Sin embargo, con los avances en las investigaciones psicológicas se ha intentado ampliar el concepto de superdotado a través de la inclusión de otras dimensiones de habilidades, definiendo así a los niños dotados y talentosos como "aquellos identificados por personas profesionales calificadas quienes, por virtud de habilidades destacadas, son capaces de un alto rendimiento...".

Los niños capaces de un alto rendimiento incluyen aquellos con demostradas realizaciones, logros y/o habilidad potencial en cualquier de las siguientes áreas: habilidad intelectual general, aptitud académicas específicas, pensamiento creativo y productivo, habilidad para el liderazgo, artes visuales y entrenamiento físico. Sin embargo, nuestra legislación hace referencia a todos estos casos como individuos con aptitudes sobresalientes. 

A partir de estas definiciones también se plantea la necesidad de que estos niños tengan programaseducacionales diferenciales de los programas regulares, pero que a su vez esa diferenciación no vaya en detrimento de la correcta integración del niño con su medio. Es así que se habla de integración y de adecuación de sus estudios permitiendo el normal desempeño del niño en el ámbito educativo y dándole una certificación de estudios de acuerdo a sus conocimientos adquiridos. Esta idea es la principal motivación de la presente iniciativa. 

Otro importante eje de definición es el planteado por el Dr. Joseph Renzulli, director del National Research Center on the Gifted and Talented en EE.UU., que define que hay dos categorías de personas superdotadas. Un grupo llamado "superdotado de colegio" y otro llamado "superdotado creativo- productivo". Esta división surge a partir de la utilización de los test de inteligencia como única manera de detectar la superdotación. Dejando, con ello, de lado a un grupo con una alta motivación por la tarea y un pensamiento divergente que también entra dentro del concepto de superdotación.

A nivel internacional varios son los sistemas educativos que ya han ido integrando y sumando en sus currículas herramientas necesarias para potenciar el desarrollo pleno de los niños con talentos especiales.

El sistema educativo español define tres elementos decisivos en el desarrollo curricular que son de importancia para una correcta educación de los alumnos con altas capacidades:

A pesar de ser medidas relativamente recientes, el sistema educativo español busca promover un equilibrado desarrollo de los distintos tipos de capacidades establecidas en los objetivos generales de las diferentes etapas escolares.

Las medidas son permanentemente evaluadas con la finalidad de que si el alumno no alcanza los objetivos previstos, se suspendan. La coordinación y comunicación con los padres o tutores es permanente y constante. Sin embargo, la reducción del período de escolarización sólo es recomendable cuando, después de los estudios correspondientes, se considera la mejor medida a tomar para garantizar el desarrollo intelectual, la afectividad y la integración social del alumno.

Es importante señalar que buscamos que el niño superdotado se desarrolle dentro del medio al cual pertenece y con su núcleo afectivo, no fuera de él.

Algunos ejemplos de la experiencia latinoamericana:

1) Chile. A partir de los años noventa surgen iniciativas para atender a los niños con talentos especiales. La educación especial se caracteriza por constituir un sistema flexible y dinámico, que desarrolla su acción preferentemente en el sistema regular de educación. Entregando servicios y recursos especializados a aquellos niños y jóvenes que presentan necesidades educativas especiales, ya sean derivadas o no de una discapacidad en todos los niveles o en alguna modalidad del sistema escolar.

Uno de los primeros programas comenzó en el año 1993, en la Facultad de Matemáticas de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Este programa piloto y pionero en la identificación y desarrollo de talentos académicos, tuvo como objetivo detectar a niños de nueve y diez años con habilidades matemáticas, para ofrecerles una educación complementaria durante su educación escolar.

Las investigaciones en el tema de la educación de niños con talento académico en Chile han tenido tres enfoques diferentes: uno en el campo del conocimiento específico, otro en el ámbito afectivo y el último relacionado con la evaluación de programas.

2) Brasil. La atención especializada data de comienzos de la década del setenta. En 1971, se sanciona la Ley Nacional de Educación en donde se contempla un tratamiento especial no solo para alumnos con deficiencias sino también para aquellos que presentan una habilidad superior. En las recomendaciones básicas que la ley instituye se busca la promoción de un diagnóstico precoz; la organización de un sistema educativo específico; la capacitación de los actores involucrados y la adopción de un concepto operativo de la sobredotación.

A pesar de ello, un análisis del panorama actual de la educación para talentosos en Brasil, indica que diversas iniciativas son urgentes para que se puedan desarrollar los talentos de los alumnos. Se hace preciso mejorar el entrenamiento de consejeros, profesores, grupos soporte de padres, así como potenciar la inclusión de alumnos y de cursos de graduación en el área de educación para superdotados y talentosos en el currículo universitario. También hace falta una mayor información dirigida a padres, profesores y alumnos y una explicación sobre los servicios y programas ofrecidos sobre los superdotados.

Derivado de esta experiencia, aunado a las peticiones de organizaciones civiles como la Fundación TeleGenio que tienen por objeto apoyar a estos niños y jóvenes con capacidades intelectuales que se encuentran muy por encima del promedio (98%), así como a sus familias, es que consideramos necesario adecuar el marco normativo en materia de educación especial para contribuir al desarrollo de los individuos que se encuentran en dicho supuesto. 

En este orden de ideas, concientes, por un lado, de lo apremiante de la situación en que se encuentran los niños sobresalientes por falta de apoyos reales para encontrar un medio en el que logren desarrollar al máximo sus capacidades y, por otro, de las limitaciones de nuestro sistema educativo, principalmente en el ámbito económico, queremos enfocarnos en principio al establecimiento de facilidades que la autoridad debe otorgar a estos niños para que continúen sin problemas burocráticos sus estudios. 

Por todo lo anterior, en la presente iniciativa proponemos que en el caso de aquellos individuos con aptitudes sobresalientes, la autoridad educativa federal debe aplicar los exámenes que considere necesarios para acreditar si los alumnos cuentan con esas aptitudes. Asimismo, la Federación, las entidades federativas y los municipios, sus organismos descentralizados, las instituciones de educación superior a las que la ley otorga autonomía, así como los particulares con autorización o con reconocimiento de validez oficial de estudios, deben otorgar la certificación y acreditación de estudios a los individuos que así lo soliciten, previa realización y aprobación de los exámenes de conocimientos que al efecto se apliquen a los interesados, sin que la edad de los mismos sea un impedimento para ello.

Al respecto, debemos decir que hasta el momento nuestro país no ha podido potencializar y aprovechar debidamente las capacidades intelectuales de aquellas personas con un alto coeficiente intelectual, los mismos que constituyen un elemento importante para el desarrollo de la investigación científica, la innovación tecnológica y el avance cultural de México. En el sector educación no ha existido una adecuada política educativa orientada a desarrollar al máximo las aptitudes científicas, técnicas, humanísticas y artísticas de estos niños y jóvenes, por ello se ven en la necesidad, los que pueden, de buscar educación principalmente en escuelas en el extranjero.

Para nadie es nuevo que se ha prestado mayor atención a la educación especial requerida por los niños y jóvenes con problemas sensoriales, mentales y físicos, descuidando las necesidades educativas especiales que requieren los educandos con coeficiente intelectual superior a lo normal, gran parte de ellos, lamentablemente dispersos en el sistema educativo regular. Estadísticamente hablando, en el año 2003 existían 715,920 individuos dentro del sistema educativo nacional presuntamente superdotados, de los cuales fueron atendidos únicamente 4,893 es decir, el 0.6% de la población objetivo.

Por otro lado, las modernas concepciones científicas sobre la inteligencia humana, como la Teoría de las Inteligencias Múltiples (H. Gardner), el Modelo de Interdependencia Triádica (F. Monks) y el Modelo de tres anillos (J. Renzulli), sostienen que el modelo teórico tradicional de altos coeficientes intelectuales de inteligencia, es muy restrictivo para detectar genialidad en las personas, por la misma naturaleza dinámica de la inteligencia humana y por cuanto hay personas con extraordinarias y excepcionales aptitudes o capacidades que no tienen un alto coeficiente intelectual; siendo el término más apropiado para referirnos a todas aquellas personas que destacan de lo normal por su genialidad el de "personas con facultades talentosas sobresalientes". En consecuencia, la educación especial no debería ser exclusiva para los niños y jóvenes con inteligencia superior al promedio, sino también para todos aquellos que presenten aptitudes sobresalientes en el campo de las ciencias, las letras, las artes, relaciones humanas y deportes; es decir, que destacan sobre lo normal en habilidades específicas.

Habida cuenta que los niños y jóvenes con coeficiente intelectual superior a lo normal o con facultades talentosas sobresalientes se caracterizan por sus excepcionales y extraordinarias capacidades de aprendizaje, retención, curiosidad intelectual y creatividad, pero cuyas características se pierden si no son debida y oportunamente estimulados; es necesario procurarles un óptimo ambiente familiar y, principalmente, servicios educativos y psicológicos adecuados para el desarrollo de sus capacidades.

Según las opiniones recibidas por especialistas en este ámbito, los niños y jóvenes talentosos deberían recibir enseñanza individual o en grupos pequeños de estudiantes debido a que el ritmo de aprendizaje de éstos es extremadamente rápido en comparación con otros estudiantes normales, y siempre bajo la responsabilidad de un personal docente calificado, con conocimientos básicos de Psicología y, de ser posible, con las mismas aptitudes de sus educandos.

De esta manera es que consideramos que no se debería limitar la educación de los niños y jóvenes con facultades talentosas sobresalientes a una de carácter estrictamente científico; siendo necesario procurar la formación integral y el desarrollo de todas sus capacidades o aptitudes y teniendo en cuenta no sólo el aspecto cognoscitivo, sino también el artístico, deportivo, social y afectivo.

Por otro lado, también debemos considerar que México, al tener una comunidad científica relativamente pequeña con relación al número de habitantes, es necesario realizar esfuerzos y tomar medidas eficientes para buscar estrategias que eviten que esos talentos salgan del país por no encontrar en él, oportunidades de desarrollo. 

Al respecto, debemos considerar que el fenómeno conocido como "fuga de cerebros" es un verdadero problema nacional que merece recibir una atención integral y de raíz por parte de las autoridades. Es indispensable que el problema se mire de frente y con honestidad, se examine minuciosamente sus causas y se propongan y ejecuten las medidas necesarias para eliminarlas. Derivado de ello es que los niños con alto coeficiente intelectual no permanecen en el país al encontrar en el extranjero facilidades para desarrollar óptimamente sus capacidades sobresalientes. 

Aunque este problema social se da en todo el mundo, lo cierto es que en Latinoamérica es sumamente común que las nuevas generaciones emigren buscando suerte, al no encontrar apoyo para recibir educación especial u obtener la certificación del aprendizaje adquirido. 

Por ello, los niños y jóvenes de México, hoy más que nunca, merecen recibir apoyo. En estos tiempos son quienes "dan la cara" en la palestra internacional de las ciencias; son los que año con año son asediados por las universidades más prestigiadas de todo el mundo, porque aquí se les relega y margina.

Tenemos que poner un alto a este nefasto fenómeno social, aportando recursos para crear la infraestructura necesaria con tecnología de punta, por lo que también consideramos en nuestra propuesta que la educación especial para niños sobresalientes debe incluir capacitación a los maestros y personal de escuelas de educación básica regular que integren a alumnos con necesidades especiales de educación, así como el establecimiento de medidas para la promoción de un diagnóstico precoz, las herramientas necesarias para potenciar el desarrollo pleno de los niños con talentos especiales y servicios y recursos especializados a aquellos niños y jóvenes que presentan necesidades educativas especiales. 

Por lo anteriormente expuesto y fundado, sometemos a su consideración la siguiente:

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE ADICIONAN Y REFORMAN DIVERSAS DISPOSICIONES DE LA LEY GENERAL DE EDUCACIÓN 

Artículo Único.- Se reforma el tercer párrafo y se adicionan los párrafos cuarto y quinto al artículo 41; se reforma el segundo párrafo del artículo 60; y se reforma el primer párrafo del artículo 64; todo ello de la Ley General de Educación, para quedar como sigue:

Ley General de Educación

Articulo 41.-......
En el caso de aquellos individuos con aptitudes sobresalientes sin importar su edad, la autoridad educativa federal deberá aplicar los exámenes que considere necesarios para acreditar si los alumnos cuentan con esas aptitudes. Asimismo, la Federación, las entidades federativas y los municipios, sus organismos descentralizados, las instituciones de educación superior a las que la ley otorga autonomía y los particulares con autorización o con reconocimiento de validez oficial de estudios, deberán otorgar la certificación y acreditación de estudios a los individuos que así lo soliciten, previa realización y aprobación de los exámenes de conocimientos que al efecto se apliquen a los interesados. 

Esta educación incluye orientación a los padres o tutores, así como también capacitación a los maestros y personal de escuelas de educación básica regular que integren a alumnos con necesidades especiales de educación.

Asimismo, deberá incluir la promoción de un diagnóstico precoz, las herramientas necesarias para potenciar el desarrollo pleno de los niños con talentos especiales y servicios y recursos especializados a aquellas personas que presentan necesidades educativas especiales. 

Artículo 60.-...
Las instituciones del sistema educativo nacional expedirán certificados y otorgarán constancias, diplomas, títulos o grados académicos a las personas que hayan concluido estudios de conformidad con los requisitos establecidos en los planes y programas de estudio correspondientes, así como a los individuos con aptitudes sobresalientes conforme lo establecido en el artículo 41 de esta ley. Dichos certificados, constancias, diplomas, títulos y grados tendrán validez en toda la República.

Artículo 64.-La Secretaría, por acuerdo de su titular, establecerá procedimientos por medio de los cuales las instituciones del sistema educativo nacional expidan certificados, constancias, diplomas o títulos a quienes acrediten conocimientos terminales que correspondan a cierto nivel educativo o grado escolar, adquiridos en forma autodidacta o a través de la experiencia laboral, sin que la edad del solicitante sea un impedimento para ello. 

T R A N S I T O R I O S 
ÚNICO.- El presente Decreto entrará en vigor el día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.